Conferencia de Nina Simon en el Museo Picasso (I)

Nina Simon es una de las referencias mundiales en el movimiento de transformación que muchos museos e instituciones culturales han emprendido hacia funcionamientos más participativos y abiertos a la sociedad, y que recojan las experiencias, reflexiones y creaciones del público. Ayer impartió una conferencia en Barcelona, invitada por el Museo Picasso.

Nina Simon

Éstas son inquietudes que desde hace bastante tiempo están presentes en nuestro trabajo. En los proyectos actuales para la Fundación Gala – Salvador Dalí y en la colaboración con Arqueologia del Punt de Vista, que combina la investigación, la publicación en web y las instalaciones en la calle. Y también en proyectos como CAMON en cuya concepción, contenidos y comunicación estuvimos vinculados entre 2007 y 2009.

Para Nina Simon el museo debe estar centrado en el visitante, y esa orientación es la que le hace proponer el cambio de modelo, la transformación del museo tradicional en museo participativo.

Museo Tradicional:

  • Atracción para turistas y visitantes ocasionales.
  • Reconocimiento o prestigio como fuentes de información.
  • Lugares para ver y explorar.

Museo participativo:

  • Para uso frecuente, cotidiano.
  • Reconocimiento como fuentes de experiencias sociales.
  • Lugares para hacer, crear y compartir.

Para ello, el museo, además de proveer contenidos y mostrar obras, debe ser capaz de hacer vivir experiencias personalmente relevantes a sus visitantes. Sólo así se consigue crear y reforzar el vínculo con el museo, y se pueden plantear modelos de participación más interesantes.

crear compartir conectar

Bastante antes de que esta tendencia se empezase a hacer un hueco en la gestión de algunos museos, proceso que se ha acelerado desde que la web 2.0 ha facilitado el comunicar y conocer esas experiencias, ya estaba presente en la obra de algunos artistas, especialmente entre los que trabajan alrededor de lo que hemos dado en llamar memoria histórica, con un término quizás demasiado ambiguo.

Algunos ejemplos:

Christian Boltanski

  • Las exposiciones del Imperial War Museum de Londres, que desde su mismo lema –war shapes lives- se aleja de la inevitable exaltación patriótica y la mera acumulación de aviones, uniformes, y muestras de las victorias de un país que ha ganado las dos guerras mundiales.
  • El Yad Vashem, el museo del holocausto de Jerusalén.
  • O de una forma más modesta y, en algunos aspectos, creemos que aún demasiado tímida del Museu de l’Exili.  De forma permanente se recogen testimonios sobre el exilio en un formulario en la web.

La selección del tema no es casual. Los museos y exposiciones relacionados con la historia, especialmente la contemporánea, son los que ofrecen una vía más directa a la participación de los visitantes, y es más probable que esa participación ocupe un lugar destacado dentro del propio proyecto expositivo. Los museos de ciencia facilitan la interactividad, pero no siempre les resulta fácil encontrar una forma valiosa de canalizar la participación. Junto a ellos, los museos de arte, los más numerosos y destacados en nuestro país, deben encontrar formas imaginativas de articular el diálogo con sus visitantes, a los que quisieran ver convertidos en una comunidad que cree, comparta y se conecte.

En Barcelona recordamos la exposición Tecura,  de Zush (hoy Evru) en el MACBA en 2000-2001, como uno de los mejores ejemplos de exposición abierta y participativa en un museo de arte.

Los ejemplos que hemos dado en este post son de cosecha propia. La semana que viene, después de haber podido examinarlos con más tiempo, presentaremos una selección de los que ayer nos mostró Nina Simon.

LaMagnética

Rambla de Catalunya 43, principal 2ª 08007 Barcelona +34 93 539 09 90 - Legal advice