El oficio de editar


18 October, 2010
SNA y Redes Sociales, SEM y Social Ads, Google Analytics, SEO, Ecommerce

El jueves pasado asistimos a la tercera sesión del ciclo El oficio de editar. De Carles Barral a nuestros días en el Caixaforum de Barcelona. Una reflexión sobre la evolución de la edición desde los tiempos de Carlos Barral –y de otras editoriales nacidas o renacidas en la misma época como Lumen, Anagrama o Tusquets .

La sesión del jueves contó con la presencia de:

  • Esther Tusquets, escritora y durante décadas directora y propietaria de Lumen, hoy parte del grupo Random House Mondadori
  • Miguel Aguilar, director literario de Debate
  • Luis Solano, editor y propietario de Libros del Asteroide
  • Mónica Carmona, editora de Mondadori
  • Y Malcolm Otero Barral, nieto de Carlos Barral y también editor.

No vamos a resumir todo lo que se discutió, pero sí queremos compartir unas notas sobre dos de los puntos.

Se habló de uno de los temas inevitables: los grandes grupos frente a las editoriales independientes. Diferencias en cuanto a objetivos culturales y comerciales, recursos, libertad o no de los editores, el papel de los departamentos de marketing, etc. La respuesta de Mónica Carmona y Miguel Aguilar, ambos directores de colecciones dentro de un gran grupo, acerca de hasta qué punto tenían libertad para elegir los libros que editaban fue taxativa: tienen libertad total.

Las diferencias principales entre los dos modelos de edición radican, según manifestaron, en los mayores recursos de promoción y distribución de los grandes grupos, y en sus mayores exigencias de venta de cada título para que sea rentable.

Otro tema interesante e inevitable era el de los ebooks ¿qué impacto van a tener en los próximos años? ¿cómo se están preparando las editoriales? ¿en qué medida desplazarán al papel? Luis Solano ve lejano el día en el que en la edición literaria el ebook pueda desplazar al papel, no así en libros técnicos. Los editores de Debate y Mondadori, en cambio, creen que su crecimiento va a ser rápido en un plazo de pocos años.

Más allá de los tópicos y de las personas que antes de empezar el debate ya han optado por el papel o la pantalla, surgió la que creemos que es una de las claves del futuro del ebook, y de la que hablaremos con más detalle en otro post. ¿Se van a limitar a reproducir digitalmente el mismo contenido que los libros tradicionales? ¿O se van a crear contenidos específicos que aprovechen las características de estos dispositivos: hipertexto, conexión a Internet, multimedia, etc.?

[Las imágenes son portadas de libros de Robertson Davies -Libros del Asteroide-, Philip Gourevitch –Debate- y Philip Roth –Mondadori-, tres de los autores de los que sus editores en castellano dijeron sentirse más orgullosos.]