Google y la Biblioteca Universal. La sentencia contra el acuerdo de Google


26 March, 2011
SNA y Redes Sociales, SEM y Social Ads, Google Analytics, SEO, Ecommerce

Esta semana, poco antes del inicio de Kosmópolis y para darnos tema de conversación entre conferencias, un juez ha invalidando el acuerdo de digitalización de libros de Google Books con un grupo de editores; aquí la sentencia completa. Este acuerdo parecía haber sentado las bases del negocio de la digitalización de libros.

Queremos publicar unas notas sobre las consecuencias de la sentencia, al hilo de la relectura de los ensayos que Robert Darnton ha publicado sobre el tema desde 2009, y sus reacciones a la sentencia.

El acuerdo que ahora ha rechazado el juez tiene su origen en una demanda presentada contra Google en 2005 por un grupo de autores y editores, por no respetar los derechos de autor. En 2008 las dos partes llegaron a un acuerdo que debía ser ratificado por un tribunal de Nueva York, que ahora lo ha rechazado por crear un monopolio de facto, y otorgarse el derecho de explotar (pagando) libros con copyright sin el permiso de los titulares.  El acuerdo implicaba la creación de una empresa llamada Books Rights Registry para representar a los titulares de los derechos de autor: agentes, editores, autores. Google iba a comercializar el acceso a su inmensa biblioteca online a través de distintas licencias. El reparto de beneficios pactado era 37% para Google y 63% para los editores, pero teniendo en cuenta la dispersión del segundo grupo, Google tenía el control.

Por otra parte, el acuerdo otorgaba a Google cobertura legal sobre futuras reclamaciones por violación de derechos de autor, de la que estaban excluidos sus competidores actuales (Microsoft) o futuros. Concedía a Google el derecho exclusivo de digitalización de los llamados libros huérfanos –aquellos con derechos de autor vigentes, cuyos titules no han sido identificados. Y permitía a un grupo amplio de autores y editores pactar las condiciones generales, que para los demás no eran negociables.

La sentencia puede leerse como un triunfo del bien público, que debe ser defendido evitando un monopolio de acceso a la información. Eso no quita que Google sea quien haya puesto encima de la mesa la posibilidad real de la Biblioteca Universal, tantas veces soñada. Y que, monopolio o no, haya aportado más que muchas empresas e instituciones públicas.

Imagen del blog ajedrezyborges.blogspot.com

La sentencia no hará que Google deje de digitalizar libros, las trabas están en el modelo de comercialización. En Octubre de 2010 Google Boooks había digitalizado 15 millones de libros. Para hacernos una idea de lo que supone esta cifra, la Biblioteca Nacional de Francia, con siglos de historia y que desde 1.537 guarda un ejemplar de cada libro publicado en el país, cuenta con cerca de 13 millones de libros. En España, la Biblioteca Nacional tiene alrededor de 6 millones de volúmenes, más grabados, manuscritos, etc., y la Biblioteca de Catalunya unos 3 millones, entre todos los tipos de documentos.

Google, que todo lo sabe, estima que en el mundo hay alrededor de 130 millones de libros distintos. En realidad es más exacto: dice que el 5 de agosto de 2010 había 129.864.880 libros distintos en el mundo. Y su objetivo es en unos 10 años digitalizarlos todos, llegando al sueño (o quizás era pesadilla) de Borges, y al de la Ilustración. En vez de maravillarnos, nos marea, y nos llega en esta época de saturación de información.

La confusión del debate actual sobre los derechos de autor, el derecho al libre acceso a la cultura y los nuevos modelos de negocio culturales, con el dominio que puede conseguir una empresa como Google, hacen el problema muy complejo. Si bien es obvio que Google representa un peligro por el monopolio del acceso a la información, también hay preguntarse que si no es Google  ¿quién más es capaz de poner en marcha un proyecto tan ambicioso y cuántos libros de nuestras bibliotecas nacionales se habrían digitalizado de no haber iniciado Google su proyecto?

Por otra parte, es ilustrativo el artículo de esta semana de Enrique Dans sobre la dificultad de comprar un libro electrónico en España (no el dispositivo, sino un texto). Con tanta charla sobre tecnología los textos parecen desaparecer.

Llibre dels Feyts del Rei en Jacme - manuscrito de 1343

Primera página de la Crònica del Rei en Jacme (o Llibre dels Feyts) en el manuscrito de 1343, el más antiguo que se conserva en catalán. Cervantesvirtual.es

Para acabar estas notas apresuradas sobre un tema tan complejo queremos volver a lo esencial: el acceso a la cultura, la Biblioteca Universal, en un momento en el que tan acostumbrados estamos a confundir precio y valor, cultura e industria cultural. ¿Cuánto cuesta el proyecto de Google? ¿Se podría financiar con dinero público y de fundaciones para hacerlo libre (eso no implicaría acceso gratuito a todos los libros: los derechos de autor siguen vigentes)? Si Google ha demostrado algo es que el proyecto es perfectamente viable con las tecnologías de hoy: digitalización de libros, paso de la imagen al texto, indexación, etc. y que, con los recursos adecuados, podría realizarse su mayor parte en unos 20 años.

Francia está invirtiendo 750 millones de Euros en la digitalización de sus fondos, Holanda quiere digitalizar todas sus publicaciones, incluyendo prensa, desde 1470. La Bilblioteca Virtual Cervantes ofrece 130.000 documentos (según Grammata, imposible encontrar el dato en la web de la Biblioteca). Muchos de estos proyectos tienen carencias de usabilidad, presentación de los contenidos, etc. hay que avanzar mucho en formatos digitales, y en ofrecer los textos en su versión original y en su transcripción a formatos estándar como epub para una lectura más cómoda. Pero son solventables.

No tenemos datos para estimar el importe del proyecto. Según Robert Darnton el coste de digitalización es muy variable y va de $0,10 a $10 por página. Teniendo en cuenta que la mayor parte de los libros, de los 130 millones que existen según Google, se han publicado en el siglos XX  y principios del XXI, podemos imaginar que el coste medio es de $0,30. Si fuese así, y el promedio de páginas de un libro fuese de, por ejemplo, 300, el proyecto de digitalización tendría un coste de unos 9.000 millones de Euros. La cifra sólo nos sirve para tener un orden de magnitud. Más o menos lo que costó el ave Madrid – Barcelona y el tramo aún no acabado hasta  Girona. Imposible no es.

Referencias

A Digital library better tan Google’s (The New York Times, 23 de marzo de 2011)

How Google Can Save America’s Books (The New York Review of Books, noviembre 2010)

A Library Without walls (The New York Review of Books, octubre 2010)

Google y el futuro de los libros (2009). Publicado originalmente en el new Yorker (2009). En castellano está incluido en la recopilación de artículos Las razones del libroy en catalán en la recopilación Digitalitzar és democratitzar? El cas dels llibres


La noticia de la sentencia rechazando el acuerdo de Google y un grupo de editores en New York Times. En la prensa española la cobertura de la noticia ha sido bastante esquemática.

Si tenéis alguna referencia mejor, pasádnosla, por favor.

Y recomendamos este artículo sobre el tema en Público.es: Un buen proyecto mal ejecutado